Biografía de Ajahn Chah


El venerable Ajahn Chah nació el 17 de junio de 1918 en un pequeño pueblo cerca de la ciudad de Ubon Ratchathani, en el noreste de Tailandia. Tras terminar su educación básica, pasó tres años como novicio y regresó luego a la vida laica para ayudar a sus padres en la granja. Sin embargo, a la edad de veinte años decidió reanudar la vida monástica, y el 26 de abril de 1939 recibió la upasampadā (ordenación como bhikkhu). La vida monástica de Ajahn Chah en sus primeros tiempos siguió el patrón tradicional de estudiar las enseñanzas budistas y el lenguaje de la escritura pali. Durante el quinto año, su padre cayó gravemente enfermo, y falleció: este fue un recordatorio contundente de la fragilidad y la precariedad de la vida humana. Le hizo reflexionar profundamente sobre el verdadero propósito de la vida, y aunque había estudiado extensamente y adquirido cierta competencia en pali, no parecía estar más cerca de una comprensión personal del fin del sufrimiento. Las emociones del desencanto fraguaron en él y finalmente en 1946, abandonó sus estudios y partió en peregrinación como monje mendicante.

Ajahn Chah

Caminó unos 400 km hasta el centro de Tailandia, durmiendo en los bosques y recogiendo ofrendas de comida en las aldeas del camino. Se instaló en un monasterio donde el vinaya (disciplina monástica) se estudiaba y practicaba cuidadosamente. Mientras estuvo allí, escuchó hablar sobre el Venerable Ajahn Mun Bhuridatta, un maestro de meditación muy respetado. Deseoso de conocer a un maestro tan realizado, Ajahn Chah se dirigió a pie hacia el noreste en busca de él.

En ese momento, Ajahn Chah estaba enfrentándose con un problema crucial. Había estudiado las enseñanzas sobre moralidad, meditación y sabiduría, que los textos presentaban con detalles minuciosos y refinados, pero no podía ver cómo se podían poner en práctica. Ajahn Mun le dijo que, aunque las enseñanzas son realmente extensas, en el fondo son muy simples. Una vez establecida la atención plena y si se ve que todo surge en la mente-corazón, justo ahí está el verdadero camino de la práctica. Esta enseñanza breve y directa fue una revelación para Ajahn Chah, y transformó su acercamiento a la práctica. El camino estaba despejado.

Durante los siguientes siete años, Ajahn Chah practicó en el estilo de la austera tradición del Bosque, deambulando por el campo en busca de lugares tranquilos y apartados para desarrollar la meditación. Vivió en junglas infectadas de tigres y cobras, usando reflexiones sobre la muerte para penetrar en el verdadero significado de la vida. En una ocasión practicó en un campo de cremación para desafiar y superar finalmente su miedo a la muerte. Mientras estaba en el lugar de la cremación, una tormenta lo dejó frío y empapado, y se enfrentó a la absoluta desolación y soledad de un monje errante sin hogar.

En 1954, después de años de deambular, fue invitado a regresar a su pueblo natal. Se instaló cerca, en un bosque embrujado y tomado por las fiebres, llamado Pah Pong. A pesar de las dificultades de la malaria, el refugio humilde y la comida escasa, un número creciente de discípulos se reunió en torno a él. Este fue el comienzo del primer monasterio en la tradición de Ajahn Chah, Wat Pah Pong. Con el tiempo, se establecieron monasterios afiliados a este en otros lugares.

Ajahn Chah Ceremonia en Wat Pah Pong – 2018

En 1967, un monje estadounidense se estableció en Wat Pah Pong. El Venerable Sumedho, recién ordenado, acababa de pasar su primer vassa (‘retiro de las lluvias’) practicando meditación intensiva en un monasterio cerca de la frontera con Laos. Aunque sus esfuerzos habían dado algunos frutos, el Venerable Sumedho comprendió que necesitaba un maestro que pudiera entrenarlo en todos los aspectos de la vida monástica. Por casualidad, uno de los monjes de Ajahn Chah que hablaba un poco de inglés, visitó el monasterio donde se alojaba el Venerable Sumedho. Al oír sobre Ajahn Chah, le pidió permiso a su preceptor para despedirse y se dirigió a Wat Pah Pong con el monje. Ajahn Chah aceptó con buena disposición al nuevo discípulo, pero insistió en que no recibiera un trato especial por ser occidental. Debería comer la misma comida simple ofrecida y practicar de la misma manera que cualquier otro monje en Wat Pah Pong. El entrenamiento fue bastante duro e intimidante. Ajahn Chah llevaba a menudo a los monjes hasta sus límites, para probar su capacidad de resistencia y desarrollar la paciencia y la determinación. A veces iniciaba proyectos de trabajo largos y aparentemente inútiles para prevenir el apego a la tranquilidad de la meditación. El énfasis se puso siempre en rendirse a la realidad de las cosas tal como son, con especial atención a la estricta observancia del vinaya (las reglas de los monjes)

Ajahn Chah Songkran Celebration

Con el transcurso de los acontecimientos, otros occidentales llegaron a Wat Pah Pong. Siendo el Venerable Sumedho un bhikkhu de cinco vassas, (cinco ‘retiros de las lluvias’) Ajahn Chah lo consideró suficientemente competente para enseñar a algunos de estos nuevos monjes que también habían decidido quedarse y entrenarse allí. En el verano de 1975, el Venerable Sumedho y un puñado de bhikkhus occidentales pasaron algún tiempo viviendo en un bosque cerca de Wat Pah Pong. Los aldeanos locales les pidieron que se quedaran, y Ajahn Chah aceptó. Nació así Wat Pah Nanachat (Monasterio Internacional del Bosque), y el Venerable Sumedho se convirtió en el abad del primer monasterio en Tailandia dirigido por y para monjes de habla inglesa.

Hampstead Vihara en 1978 – De izquierda a derecha: Roshi, Ajahn Sumedho, George Sharp, Ajahn Chah, Ajahn Khemadhammo

En 1977, Ajahn Chah fue invitado a visitar Gran Bretaña por el English Sangha Trust, una organización benéfica que tenía la aspiración de establecer una sangha budista que residiera allí. Llevó junto con él al Venerable Sumedho y al Venerable Khemadhammo a Inglaterra. Considerando el gran interés despertado, los dejó en Londres en el Hampstead Vihara, con dos de sus otros discípulos occidentales que visitaban Europa. Regresó a Gran Bretaña en 1979, momento en que los monjes salían de Londres para comenzar el Monasterio Budista Chithurst en Sussex. Después visitó y enseño en América y Canadá. Tras estos viajes, y nuevamente en 1981, Ajahn Chah pasó el ‘retiro de las lluvias’ lejos de Wat Pah Pong, dado el deterioro de su salud por los efectos debilitantes de la diabetes. A medida que su enfermedad empeoraba, usó su cuerpo como una enseñanza, un ejemplo vivo de la transitoriedad de todas las cosas. Y recordó constantemente a la gente que se esforzara por encontrar un verdadero refugio dentro de sí mismos, dado que él no podría enseñar por mucho más tiempo. Antes del final del ‘retiro de las lluvias’ de 1981, fue llevado a Bangkok para una operación. Sin embargo, el procedimiento hizo poco para mejorar su condición.

Santuario de Ajahn Chah en Amaravati

A los pocos meses dejó de hablar y gradualmente perdió el control de sus extremidades hasta que quedó prácticamente paralizado y postrado en cama. Desde entonces y en adelante, fue cuidado y atendido diligente y cariñosamente por sus discípulos devotos, agradecidos por la oportunidad de ofrecer su servicio al maestro que mostró a tantos el Camino con tanta paciencia y compasión.

Traducido de https://forestsangha.org/ajahn-chah/biography